Cuyacabras / Revenga :

1.- Yacimiento de Cuyacabras

DENOMINACIÓN: Cuyacabras

LOCALIDAD Y TERMINO: Quintanar de la Sierra (Quintanar de la Sierra)

COORDENADAS: LONGITUD: 2º 59´ 40” , LATITUD: 41º 59´ 32”, MTN: 316-II

LOCALIZACIÓN Y ACCESOS:

Saliendo del núcleo urbano de Quintanar de la Sierra en dirección NE, se ha de coger una pista forestal que sale a la altura de las últimas casas de la localidad y que discurre paralela al río Barranco de Peñas Corruillas, por dicha pista se avanzarán unos 3 km. Hasta llegar a un cruce ( en el término de Tabladas). Llegados a este lugar se tomará otra pista que sale a la derecha ( en dirección E) girando 90º y por la que se han de recorrer unos  450 m, continuando después campo a través unos 250 m. en dirección S hasta hallar al yacimiento.

DESCRIPCIÓN GENERAL

El yacimiento se localiza en el interfluvio formado por los ríos Torralba y Barranco de Peñas Corvillas, sobre un destacado afloramiento de roca arenisca que presenta un marcado buzamiento hacia el E.

Este gran afloramiento rocoso se halla el NE del despoblado de Revenga y en el mismo se integran una iglesia semirupestre y una extensa necrópolis.

Excavada en el promontorio rocoso se ha documentado una escalera de acceso que desde su borde oriental – la entrada original- va salvando el desnivel hasta llegar a la iglesia semirupestre, que está situada en la parte más alta y central del conjunto, en un ligero rellano acondicionado al efecto, inmediato al abrupto corte que presenta el afloramiento en su borde septentrional. Este edificio tuvo diversas fases constructivas, tal y como lo ponen de manifiesto las improntas conservadas, indicando para su etapa final una planta rectangular  ( 9,05 m X 3,85 m.), sin presbiterio definido y con acceso a mediodía a través de un reducido atrio cubierto. La anchura de la cimentación exenta, sobre la que cabalgaban los muros del edificio, oscila entre 0,75 y 0,30 m. con una altura máxima de 0,60 m.

Por su parte, en la necrópolis rupestre ( 65 m. x 35 m. ) se han documentado 183 sepulturas excavadas en la roca. Son frecuentes las tumbas antropomorfas ( 65) con cabecera en arco de herradura y pies de forma redondeada. Sin embargo el grupo mayoritario está formado por tumbas de tipo bañera (91), que en principio parecen estar destinadas a enterramientos femeninos o infantiles, aunque estos últimos también aparecen en tumbas de forma antropomorfa. En menor medida se han registrado nichos (13),  en el cortado N del afloramiento y son ocasionales las tumbas de lajas y trapezoidales. La clasificación cronológica que propone el Prof. Castillo es la siguiente:

-         La primera fase estaría presidida por las tumbas olerdolanas con fuerte reborde y canal de desagüe.

-         La segunda correspondería a las tumbas con tendencia al sarcófago exento

-         Y, por último, los enterramientos en nichos serían con seguridad, posteriores a las tumbas olerdolanas de la primera fase y acaso coetáneas con la segunda.

Delimitando la necrópolis por sus flancos S y N, se han documentado los restos de una cerca construida con bloques de  mediano y gran tamaño, trabados a hueso, reducida prácticamente a la cimentación en las zonas que se ha conservado, si bien su trazado se intuye en diversos tramos bordeando el roquedo funerario.

Respecto al hábitat no se han encontrado restos de estructuras, planteándose como posibilidad que pudiera encontrarse en la explanada localizada inmediatamente al E de la necrópolis. En este sentido, en el bosque próximo se distinguen varios amontonamientos de piedras y sillares, que bien pudieren corresponderse con estructuras de hábitat. Por otra parte, consideramos interesante señalar que en el extremo NO de la necrópolis se han documentado los restos de un muro de sillares medianos que se encuentra cerrando dos afloramientos rocosos; la interpretación de esta estructura resulta problemática desde el punto de vista arqueológico, sin que se pueda determinar si se trata de una construcción contemporánea al resto del conjunto o es un cerramiento de época reciente que reaprovecha los sillares del anterior.

TIPOLOGIA Y ATRIBUCIÓN CULTURAL: centro de culto y necrópolis Altomedieval (S)

INTERVENCIONES PREVIAS:  Se realizaron varias campañas de excavación entre los años 1968-1970, dirigidas por el profesor Del Castillo. Durante la primera se delimitó el recinto de la necrópolis, se afrontó el estudio de la iglesia y de 150 sepulturas. En la segunda se excavaron las tumbas restantes y se procedió al estudio del sector N, donde se encontraban diversas sepulturas en forma de nicho. En aquellas intervenciones no se encontraron estructuras de hábitat; el prof. De Castillo cita la existencia de montones de piedras al S. y E. De la necrópolis, pero no realizó una búsqueda exhaustiva de los restos del posible poblado.

BIBLIOGRAFÍA:

CASTILLO A. Del: Excavaciones Altomedievales en las provincias de Soria, Logroño y Burgos. Excavaciones Arqueológicas en España, 74. Madrid, 1972.

MARTINES DIEZ, G

(1987) Pueblos y Alfoces burgaleses de la Repoblación. Junta de Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura. Valladolid. P. 192.

OBSERVACIONES: Ni la necrópolis, ni la iglesia, ofrecen una base sólida para proponer una cronología segura. Por tanto, hay que obrar por comparación, dentro y fuera de la necrópolis. En cuanto al poblado, el prof. Del Castillo se inclina a aplicar el mismo régimen social y de vida de los pobladores de Revenga.

            Su proximidad a los yacimientos como Cueva Andrés, Revenga  o Las Cercas, nos lleva a plantear la posible coetaneidad de todos ellos, formando parte de un mismo fenómeno o proceso histórico.

2.- Yacimiento de CUEVA ANDRES

DENOMINACIÓN: Cueva Andrés

LOCALIDAD Y TERMINO: Quintanar de la Sierra ( Quintanar de la Sierra)

COORDENADAS: LONGITUD: 2º 59´57”,  LATITUD: 41º 58´402, MTN: 316-II

LOCALIZACIÓN Y ACCESOS:

            Saliendo del núcleo urbano de Quintanar de la Sierra en dirección NE se ha de coger una pista forestal que sale a la altura de las últimas casas de la localidad, y que discurre paralela al río Barranco de Peñas Corruillas; por dicha pista se avanzan unos 3 Km. Hasta llegar a un cruce ( en el término de Tabladas). Llegados a este lugar se tomará otra pista que sale a la derecha ( en dirección E) girando 90º y por la que se han de recorrer unos 2 km. Hasta llegar prácticamente al límite del término con Regumiel de la Sierra; llegados a este punto hay un sendero señalizado que indica la dirección a seguir hasta el eremitorio, al que se llega tras descender campo a través unos 900 m. El yacimiento se encuentra en un rellano junto a un arroyuelo.

DESCRIPCIÓN GENERAL:

            El yacimiento se localiza en el área oriental del Alto Arlanza, situándose junto a un pequeño arroyo que vierte sus aguas el río Torralba, aprovechado un destacado afloramiento rocoso en un ligero rellano situado en el fondo del estrecho vallejo.

            Este yacimiento se caracteriza como un eremitorio al que se le asocia una  pequeña covacha tradicional y una necrópolis rupestre.

            La covacha que sirvió como lugar de habitación al eremita aparece cortada en sección como consecuencia del derrumbamiento de la visera meridional del promontorio rocoso; dos peñas se encuentran cerrando, en parte, la oquedad por el E. Actualmente, la covacha conserva unas dimensiones de 4,4 m de longitud, 1,25 m de anchura y una altura desde el suelo rocoso de 1,7 m y en la zona de entrada, se han encontrado alacenas.

            Por otra parte, la cara interna de la peña meridional actuó como cabecera de un eremitorio, documentándose en la misma un arco de herradura que ocupa casi toda la anchura de la pared. El arco es de 1,35 m. de alto y 0,65 m de ancho máximo. Dentro del arco, de marcada tipología mozárabe, hay insculpida una gran cruz griega. En la parte superior de la roca se han documentado mechinales e improntas que originalmente sustentaron el resto de la estructura del eremitorio.

            En lo que respecta a la necrópolis, se han registrado media docena de sepulturas excavadas en la roca. Sobre la cueva en la que moró el eremita se ha encontrado una sepultura, y en la cara E de la segunda peña se han documentado dos nichos horizontales excavados en la roca ( del mismo tipo que los de Cuyacabras)

TIPOLOGIA Y ATRIBUCIÓN CULTURAL: lugar cultural y necrópolis Altomedieval (S)

INTERVENCIONES PREVIAS: Excavación de A. Del Castillo en 1970

DOCUMENTACIÓN PLANIMETRICA Y GRAFICA: Figura 4: nº 8 y Figura 7-; Lámina 11 ( ver anexo Figuras y Láminas)

BIBLIOGRAFÍA:

CASTILLO A. Del: Excavaciones Altomedievales en las provincias de Soria, Logroño y Burgos. Excavaciones Arqueológicas en España. 74. Madrid, 1972.

OBSERVACIONES: Su proximidad a los yacimientos como Cuyacabras, Revenga o Las Cercas, nos lleva a plantear la posible coetaneidad de todos ellos, formando parte de un mismo fenómeno o proceso histórico.

 

1.- REVENGA

DENOMINACIÓN: Revenga

LOCALIDAD Y TERMINO: Comunero de Revenga ( Canicosa de la Sierra, Quintanar de la Sierra y Regumiel de la Sierra)

COORDENADAS: LONGITUD: 3º 00´ 37”, LATITUD: 41º 57´38”, MTN: 316-II

LOCALIZACIÓN Y ACCESOS:

            Saliendo del núcleo urbano de Quintanar de la Sierra por la carretera que conduce a Regumiel, se han de recorrer unos 3200 m hasta llegar a una pista forestal ( entre el km 27 y 28 de la carretera  BU-P8221) que sale a la izquierda (orientación NO) y que conduce hacia la ermita de Ntra. Sra. de Revenga. Por esta pista se han de recorrer unos 300 m hasta llegar a un afloramiento rocoso situado inmediatamente a la izquierda, en el que se encuentra el yacimiento.

DESCRIPCIÓN GENERAL:

            El yacimiento se localiza en el sector oriental del alto Arlanza, situándose en el interfluvio formado el río Torralba y un arroyo que vierte aguas al río Zumel.

            Este enclave aprovecha para su emplazamiento un destacado promontorio rocoso en el que se ha dispuesto una gran necrópolis de tumbas excavadas en la roca, así como una ermita semirupestre. Además, el N del área sepulcral parecen encontrarse vestigios del hábitat primitivo.

            La necrópolis rupestre tiene una superficie estimada de 2000 m2 ( 50 m x 40 m), y en ella se han documentado 139 sepulturas de tamaños muy variados y con orientación E-O. El tipo más habitual de enterramiento es el de tumba antropomorfa (84) y en menor medida el de bañera y amigdaloide (49), que parecen estar destinadas a enterramientos o infantiles o femeninos. Por otra parte, son ocasionales las tumbas de planta trapezoidal, con cabecera en arco de herradura y base de forma redondeada.

            En cuanto a la distribución de las tumbas, se observan con cierta regularidad las agrupaciones familiares. Durante la excavación no se localizaron hallazgos de consideración ( ni restos de ajuares, ni otros elementos significativos), tan sólo algunos fragmentos cerámicos sin un contexto preciso.

            La necrópolis no está excavada totalmente conservándose intacta una parte significativa de las misma, tanto en su borde oriental – entre el roquedo y la pista forestal- como entre los afloramientos situados al O del área excavada.

            La necrópolis se encuentra asociada a una iglesia semirupestre. Las improntas conservadas sobre la superficie rocosa – marcas de piqueteado- permiten intuir un pequeño edificio compuesto por una nave rectangular ( 7,65 m x 5,52 m) y una ábside ligeramente cuadrado ( 2,42 m x 2,16 m), con una orientación NE-SO; presenta restos de un iconostasis y de un posible baptisterio situado en el centro de la nave. Su estructura denota varias fases constructivas, correspondiendo a la última un atrio cubierto que protegería la entrada al edificio en el flanco S, del que se conservan las improntas correspondientes a los postes. En este ámbito se documentan diversas insculturas de cronología medieval, que por su posición están relacionadas con el primer edificio, y que tras las ampliaciones de las fases posteriores quedaron ocultas

.

            Los restos de estructuras del hábitat pudieran encontrarse en la explanada que se abre inmediatamente al N de la necrópolis, si bien no se puede precisar este aspecto a falta de una documentación arqueológica más intensiva.

TIPOLOGIA Y ATRIBUCIÓN CULTURAL: necrópolis y centro de culto Altomedieval (S)

INTERVENCIONES PREVIAS: Se realizaron cuatro campañas de excavación entre 1967-1970, dirigidas por el prof. Alberto del Castillo. A lo largo de las dos primeras campañas se realizó la excavación de la mayor parte de la necrópolis rupestre, y las dos últimas se dirigieron al estudio de la iglesia e insculturas localizadas en el atrio.

DOCUMENTACIÓN PLANIMETRICA Y GRAFICA: Figura 4: nº 9 y Figura 8; Láminas 12 y 13 ( ver anexo Figuras y Láminas)

BIBLIOGRAFÍA:

·        ANDRIO GONZALEZ, J.: Formas de enterramientos medievales en los Valles del Ebro y Duero. Actas del II Congreso de Arqueología Medieval Española. Madrid, 1987.  Tomo III, pp. 273-286

·        ANDRIO, J.: Excavación arqueológica del despoblado medieval de Revenga (Burgos).- Acta/Mediaevalia, 10 (1989) pp 283-375

·        CASTILLO A. Del.: Excavaciones Altomedievales en las provincias de Soria, Logroño y Burgos. Excavaciones Arqueológicas en España, 74. Madrid, 1972

·        CASTILLO A. Del.:  Las insculturas rupestres de la necrópolis altomedieval de Revenga (Burgos). XII Congreso Nacional de Arqueología. Zaragoza, 1973, pp 797-800

·        MARTINEZ DIEZ, G.: (1987)  Pueblos y alfoces burgaleses de la Repoblación. Junta de Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura. Valladolid. P 186

OBSERVACIONES:   A partir de las investigaciones, A. Del Castillo interpretó que la necrópolis permaneció vigente a lo largo de un periodo relativamente largo, en el que podrían haberse sucedido de cuatro a seis generaciones. Su deducción se asienta en las pequeñas dimensiones que debió tener el asentamiento y en las diferencias observadas entre las sepulturas de los sectores más cercanos a la iglesia y las más alejados.

            Además, puntualizó que se hábitat parece semidisperso y abierto por lo que no pudo existir ninguna agrupación, sino más bien un régimen de caseríos, articulados en torno a un sencillo edificio religioso. El asentamiento, que en origen pudo ser temporal, debió acoger a una comunidad dedicada preferentemente a la actividad ganadera. Las causas de la temprana deserción de este emplazamiento son desconocidas, pero afectan por igual a todo el valle, pues un proceso similar se constata en otros yacimientos de la zona (Cuyacabras)

            Su proximidad a los yacimientos como Cuyacabras, Cueva Andrés o Las Cercas, nos lleva a plantear la posible coetaneidad de todos ellos, formando parte de un mismo fenómeno o proceso histórico.

            De la memoria de las excavaciones, que publicó A. Del Castillo, se advierte que existieron diversas actuaciones incontroladas sobre el emplazamiento, que provocaron la destrucción de parte de la estructura murarias que aún conservaba la iglesia. En aquellas intervenciones no se afrontó el estudio de las estructuras del hábitat, a pesar de ser conocido su emplazamiento. En años posteriores se solicitó un nuevo permiso de excavación para emprender el estudio del hábitat, pero los trabajos llegaron a efectuarse.

2.- LAS CERCAS

DENOMINACIÓN: Las Cercas

LOCALIDAD Y TERMINO: Comunero de Revenga ( Canicosa de la Sierra, Quintanar de la Sierra y Regumiel de la Sierra)

COORDENADAS: LONGITUD: 2º 59´52”, LATITUD: 41º 58´05”, MTN: 316-I

LOCALIZACIÓN Y ACCESOS:

            Saliendo del núcleo urbano de Quintanar de la Sierra por la carretera que conduce a Regumiel, se han de recorrer unos 3200 m hasta llegar a una pista forestal ( entre el km 27 y 28 de la carretera BU-P-8221) que sale a la izquierda (orientación NO) y que conduce hacia la ermita de Ntra. Sra. De Revenga. Por esta pista se han de recorrer unos  600 m hasta llegar a un camino mal conservado que sale a la derecha ( en orientación NE) y por el que se deben recorrer aproximadamente 800 m; llegados a este punto, donde se pierde el camino, al yacimiento se llega a través andando unos 250 m en dirección E. El núcleo se localiza en un destacado afloramiento rocoso.

DESCRIPCIÓN GENERAL:

            El yacimiento se localiza en el interfluvio formado por el río Torralba y el arroyo de la Sierra, ambos afluentes directos del río Zumel, a los pies de un destacado afloramiento rocoso que presenta una marcada orientación SE-NO y un ligero buzamiento SO. Este enclave se encuentra a escasos metros de la margen derecha de un pequeño arroyo que vierte aguas al río Zumel.

            Se caracteriza como un gran complejo eremítico, al que se asocia una pequeña necrópolis. Aprovecha para su emplazamiento un amplio ángulo recto formado por las paredes de un gran afloramiento rocoso. Aproximadamente a la altura de la zona central de la pared rocosa se observan numerosas improntas de mechinales que hacen pensar en una gran cubierta cuyos puntos de descarga también han quedado reflejados en la roca ( hoyos de poste).Alternan los covachos excavados y los naturales, éstos a veces simples hendiduras observándose en algunos casos la ampliación mediante piqueteado de pequeñas oquedades naturales, hasta convertirlas en habitáculos más amplios, en los  que han quedado perfectamente visibles las huellas del cincel. La caracterización de las diferentes estructuras que integran este complejo arqueológico, resulta problemática debido a las limitadas condiciones de visibilidad ( vegetación muy espesa)

            Respecto a los gravados, en la zona más alta de la pared N existen numerosas cruces grabadas; además, en un gran bloque de arenisca derrumbado de la pared y situado al pie del afloramiento, se ha registrado una gran cruz patada insculpida. Por otra parte, en la pared N de este afloramiento se encuentra una covacha sepulcral en cuyo techo aparecen excavados, ligeramente rehundidos, una serie de motivos circulares de diferentes tamaños que representan motivos astrales- posiblemente constelaciones-.

            Por otra parte, y por lo que se deduce de las improntas visibles en la roca, en este lugar hubo una gran estructura que hace pensar en un lugar de culto mucho mayor que un eremitorio, por lo que A. Del Castillo propuso denominarlo “Monasterio” Rupestre.

            En cuanto a la necrópolis asociada a este lugar de culto, se han documentado hasta 9 sepulturas antropomorfas con orientación E-O y varias infantiles. Destaca la existencia de un nicho perteneciente a un individuo infantil, localizado dentro de una covacha sepulcral que aprovecha una primitiva fisura en la roca de la pared O.

TIPOLOGIA Y ATRIBUCIÓN CULTURAL: Lugar de habitación, centro de culto y necrópolis de época Altomedieval (S)

INTERVENCIONES PREVIAS: Se desconocen. Yacimiento visitado por Alberto del Castillo hacia los años 70.

DOCUMENTACIÓN PLANIMETRICA Y GRAFICA:  Figura 4: nº 10; Láminas 14 y 15 ( ver anexo Figuras y Láminas)

BIBLIOGRAFÍA

RUBIO MARCOS, E.: Monjes y Eremitas. Santuarios de roca del sureste de Burgos.- Excma. Diputación Provincial de Burgos. Temas burgaleses 1. Burgos, 1986

MARTÍNEZ DIEZ G.: (1987) Pueblos y Alfoces Burgaleses de la Repoblación. Junta de Castilla y León. Conserjería de Educación y Cultura. Valladolid. P. 178.

OBSERVACIONES: Este yacimiento también es conocido popularmente como Iglesia de los moros.

            Su proximidad a los yacimientos como Cuyacabras, Cueva Andrés o Revenga, nos lleva a plantear la posible coetaneidad de todos ellos, formando parte de un mismo fenómeno o proceso histórico.

IV.-  PROPUESTA DE ACTUACIÓN

            El desarrollo de las actuaciones contempladas en este Anteproyecto se adapta a los términos contemplados en el documento elaborado por los servicios técnicos de arqueología de la Dirección General de Patrimonio y Promoción Cultural de la Junta de Castilla y León:

-         Propuestas de documentación

-         Estudio de accesibilidad

-         Documentación planimétrica y gráfica

-         Necesidad de actividades arqueológicas de investigación o puesta en valor

-         Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona.

-         Propuestas de consolidación u otras obras

-         Propuestas de señalización del lugar e itinerarios.

-         Otras propuestas: Centro de Interpretación Histórica.

Estas se articulan teniendo siempre como referencia los yacimientos objeto de actuación, es decir:

En QUINTANAR DE LA SIERRA:

-         Cuyacabras

-         Cueva Andrés.

En REVENGA ( Comunero de Canicosa, Quintanar de a Sierra y Regumiel de la Sierra):

-    Revenga

-         Las Cercas

VI. 1.- Propuestas de documentación

            El proceso de documentación que se propone desarrollar se centrará, fundamentalmente, en la sistematización de todas las informaciones existentes para este conjunto de yacimientos, ya sean bibliográficas, técnicas o simplemente orales. El mismos se plantea como una revisión y actualización desde las primeras investigaciones llevadas a cabo por el Prof. Alberto del Castillo, hasta las realizadas más recientemente bajo la dirección de I. Padilla. A su vez, se propone contrastar e incorporar todas aquellas referencias históricas a partir de la consulta de las fuentes documentales.

            El objetivo final es llevar a cabo una caracterización tanto arqueológica como más estrictamente de carácter histórico, para todos y cada uno de los yacimientos, que permita articular las medidas de gestión necesarias en cada caso – ya sea de investigación como de puesta en valor-.

A.- Referencias históricas.

            En principio, es necesario tener en cuenta que dichos yacimientos deben asociarse a antiguos poblados desaparecidos y todos ellos “pertenecieron al Alfoz de Lara, el más extenso e importante de todos los alfoces burgaleses, el cual aparece citado con el nombre de suburbio desde el 28-1-929. (...)  Con la expresa designación de alfoz encontramos a Lara a partir del 2-VIII-1502 (...) y en fechas posteriores” ( Martínez Diez, 1987:170). En este sentido, ya que se incluye en este apartado lo que podríamos denominar primera fase de documentación, que está basada en los trabajos de G. Martínez Díez.

            Por otra parte, consideramos necesario llevar a cabo una labor de documentación más amplia y complementaria de la anterior, centrada sobre todo en el análisis de las Fuentes Históricas, con el objeto de “rastrear” todas aquellas referencias susceptibles de aportar una información histórica relevante, ya se a través de menciones directas o referencias indirectas, que permitan profundizar en el devenir histórico que sufre este espacio en una etapa de vital importancia en la configuración territorial definitiva del mismo.

            A continuación se presentan las informaciones históricas de las que se dispone en esta primera fase de documentación.

QUINTANAR DE LA SIERRA

Cuyacabras

            Citado como Villagutmer, “despoblado no localizado y cuyo nombre se ha borrado totalmente de la tradición, pero que las dos veces que aparece en  los diplomas figura entre Quintanar de la Sierra y Regumiel; por eso pensamos que pudiera tratarse  del actualmente conocido como Cuyacabras en el término de Quintanar de la Sierra, 4100 m al E-NE, unos 100 m al SE de una tenada donde se halla una serie de tumbas antropomorfas; un documento del siglo XV confirma la existencia de Villaomar por esta zona. Mapa 1/50.000, hoja 316: latitud 41º 59´34”, longitud 0º 41´40”. Citado el 22-II-1119 como villam Gutmer, 23-VIII-1213: Villam Gudumis, y 21-IX-1217: Villam de Godomar; Gutmer es un nombre de persona atestiguado como Gudumer en la documentación riojana de Cirueña y Valbanera” (1987:192)

COMUNERO DE REVENGA

REVENGA

            “ Despoblado en el término de una comunidad de Quintanar de la Sierra, Canicosa de la Sierra y Regumiel de la Sierra, 3400 m al SE de Quintanar de la Sierra a la derecha y junto a la carretera de Quintanar a Regumiel donde se halla la ermita de Ntra. Sra. de Revenga y a unos 200 m una necrópolis con tumbas antropomorfas excavadas en la roca. Mapa 1/50.000, hoja 316: latitud 41º 57´25   2, longitud 0º 40´25”. Citado ya en el año 1008: unum monasterium desertum in villa nomine Revenga reliquiies ferente S. Emiliani vocato, probablemente deriva de latín vulgar revegunda o revenuta con el sentido de lugar húmedo que rezuma”. ( 1987:186)

LAS CERCAS

            Citado como la cerca, “ despoblado sito en el territorio común de Quintanar de la Sierra, Canicosa de la Sierra y Regumiel de la Sierra, 1500 m al NO de Regumiel de la Sierra en la triple mojonera de Revenga, Regumiel y Quintanar de la Sierra; no se conoce el nombre del pueblo pero se han hallado restos y tumbas en la roca. Mapa 1/50.000, hoja 316: latitud 41º 58´02”, longitud 0º 41´20”. Sólo conocido por la tradición oral; el nombre actual, que probablemente no es el del poblado, proviene del uso como corral de ganado” (1987:178)

IV.2. Estudio de accesibilidad

            La propuesta de accesibilidad se articula tomando como referencia tres yacimientos en torno a los que se estructura la mayor parte del proyecto: Despoblado de El Castillo en Palacios de la Sierra, necrópolis de Revenga en el Comunero de Revenga ( Canicosa , Quintanar y Regumiel) y la necrópolis de Regumiel de la Sierra,  integrando además los yacimientos de la localidad de Castrillo de la Reina. En el planteamiento de la propuesta de actuaciones ha tenido en cuenta, sobre todo que estos yacimientos tienen un fácil acceso desde la carretera BU-P-8221 (Burgos-Soria). A partir de esta vía principal y de los yacimientos situados junto a ella, se han establecido los accesos a los restantes lugares que se pretenden incorporar al circuito de visitas.

-         Así, desde la necrópolis de Revenga se plantea el acceso al conjunto eremítico de Las Cercas ( sin excavar, ver apartado IV.5.- Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona), Cuyacabras, y desde aquí a Cueva Andrés,  pudiéndose ir  hacia Quintanar o hacia la necrópolis de Regumiel de la Sierra.

-         Desde Palacios de la Sierra, donde su ubica el complejo arqueológico de El Castillo se plantea el acceso a Prados de Bañuelos y a  Nava ( ambos sin excavar, ver apartado IV.5.- Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona)

-         Por su parte, la necrópolis existente en el entorno de la Iglesia Parroquial de Regumiel de la Sierra, se mantendría como un punto aislado situado en uno de los extremos del trayecto, al que se pueden incorporar otros elementos tales como las icnitas – adaptando la señalización actual- o cualquier otro que se estimara oportuno.

En todos los casos, los accesos propuestos tratarán de mantener los trazados de caminos y/o sendas actuales, limitando las actuaciones sobre el terreno, a salvar aquellos obstáculos que realmente interfieren en el acceso al lugar ( desbroce de vegetación, nivelaciones, etc. ), tratando en definitiva de alterar lo menos posible las condiciones del entorno de los yacimientos, que a nuestro entender constituye un valor natural añadido a los mismos.

      El acceso hasta algunos yacimientos se realizará desde la carretera o por pistas y caminos de reciente creación que ofrecen unas óptimas condiciones para su tránsito, tanto a pie como con vehículo ( necrópolis de Regumiel, Revenga, Cuyacabras, El Castillo y San Felices). Sin embargo, las condiciones actuales de los accesos a otros yacimientos ( Las Cercas, Cueva Andrés, Prados de Bañuelos, Nava y Covacha de las Monjas, principalmente) conllevaría la necesaria adecuación de los senderos.

      La actuación en dichas sendas se centraría única y exclusivamente en la nivelación y peraltado, obteniendo un perfil continuo e igualado, eliminado el bacheado y las bruscas rasantes, permitiendo además la evacuación de aguas a los laterales de la senda a lo largo de todo su recorrido.

      En algún caso se podría plantear la posibilidad de que una vez llevadas a cabo las tareas de limpieza y desbroce, se procedería a engravillar la superficie arcillo-arenosa de la senda, especialmente en aquellas zonas en las que después de intensas lluvias el agua no drena y permanece encharcada. En este sentido, una de las ventajas de la aportación de gravas a las sendas, es que su color y textura marcarían por si mismas el trazado a recorrer.

IV.3.- Documentación planimétrica y gráfica

      Se propone la realización de un levantamiento topográfico completo de todos los yacimientos, ya que la documentación disponible hasta la fecha es muy parcial, por no decir inexistente.

      A su vez, se llevará a cabo un amplio repertorio fotográfico tanto de cada uno de los conjuntos, como de aquellos elementos individuales que se consideren más representativos ( tumbas, insculturas, iglesias, cazoletas, etc.)

      En el caso de los yacimientos excavados a semiexcavados – Necrópolis de Regumiel, Revenga, Cuyacabras, Cueva Andrés, El Castillo, Santiuste, San Felices y Covacha de las Monjas-, la documentación planimétrica y gráfica se plantearía como un estudio complementario a las investigaciones llevadas a cabo por A. Del Castillo e I. Padilla; sin embargo, en el caso de aquellos otros sin excavar, Las Cercas, Prados de Bañuelos y Nava, ésta formaría parte de las tareas de documentación y registro arqueológico que se propone llevar a cabo en los mismos.

      Respecto a los criterios técnicos aplicables para su realización, en el caso de la documentación gráfica, sería lo más detallada posible utilizando para ello el registro fotográfico- formato diapositiva y papel color- así como el soporte informático a través de cámaras digitales que permitan su manejo en programas de tratamiento de imagen ( Adobe Photoshop, etc.)

En cuanto a la documentación planimétrica, se propone realizar los alzados topográficos necesarios de todos los yacimientos, aplicando unos criterios técnicos acordes con los objetivos del proyecto, es decir, la obtención de un plano completo con registro de plantas y alzados de todas las estructuras de cada yacimiento, representadas con la máxima precisión, utilizando aparatos topográficos con apoyo técnico de una Estación Total , que permite mediante un procesado posterior la conversión de los ángulos y distancias en coordenadas espaciales.

      El objetivo final sería llevar a cabo “ la combinación de los resultados topográficos y fotográficos mediante las herramientas informáticas para así realizar un estudio de topogrametría arquitectónica que permitiría obtener la reproducción virtual de estructuras y volúmenes” (2001:24)

IV.4.- Necesidad de actividades arqueológicas de investigación o puestas en valor.

      Tal y como se ha señalado previamente, el proceso de investigación desarrollado hasta la fecha en este conjunto de yacimientos presenta numerosas carencias, tanto de orden superestructural – interpretativo- como más directamente relacionado con el conocimiento de las estructuras de determinados yacimientos ya excavados.

      Así, en este Anteproyecto se proponen una serie de actuaciones sobre los yacimientos documentados parcialmente por A. Del Castillo, que serían necesarias en los yacimientos más representativos: Necrópolis y hábitat de Revenga, El Castillo de Palacios de la Sierra y Necrópolis de Cuyacabras; además debería intervenirse en el yacimiento San Felices de Castrillo de la Reina.

      Por su parte, las nuevas actuaciones, es decir las que se proponen en yacimientos hasta ahora no excavados,  se plantean en el siguiente apartado ( IV.5.- Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona). Para una mayor claridad expositiva de las propuestas que se plantean en este apartado, éste se ha subdivido en dos:

      A.- Intervenciones arqueológicas de investigación.

      B.- Intervenciones arqueológicas de puesta en valor.

A/.- Intervenciones arqueológicas de investigación:

      Se propone completar la documentación de los yacimientos hasta ahora parcialmente excavados:

CUYACABRAS ( Quintanar de la Sierra)

      Se propone acometer una actuación arqueológica con un alcance limitado, centrado en la excavación de tres áreas bien diferenciadas e inmediatas a la necrópolis:

-         excavación de la cerca que delimitaría en origen la necrópolis, cuyo alzado – hilada en base- se reconoce con claridad tanto en el flanco accidental del roquedo funerario, como en el lado opuesto, reconociéndose parcialmente el derrumbe en buena parte del resto de su trazado. A nuestro entender, se trata de un elemento estructural suficientemente importante, que hasta ahora había sido tenido en cuenta de forma muy parcial y que convendría integrar en la habilitación propuesta para el yacimiento ( Lámina 9:1)

-         Excavación de un pequeño espacio localizado al NO del roquedo, flanqueado por dos afloramientos rocosos y cerrado en uno de sus lados por un muro de sillería – conserva 2/3 hiladas-, y que podría delimitar un área habitacional. En consecuencia, la excavación se plantea para determinar si esta área se integra en el complejo arqueológico – como zona habitacional- o si reaprovechando los sillares del entorno se ha cerrado el espacio con cualquier otra finalidad ( Lámina 10: 1)

-         Excavación en el espacio localizado en la explanada que se abre inmediatamente al E de la necrópolis, que permita determinar si en este sector se localiza efectivamente el despoblado ( Lámina 9: 2)

La puesta en valor del yacimiento, lógicamente debería contemplar los resultados de la intervención arqueológica, incorporando los mismos de forma coherente dentro del conjunto.

REVENGA  ( Comunero de Revenga)

            La documentación arqueológica que se propone en este yacimiento se concreta en una prospección arqueológica y en una excavación. A continuación se expone el planteamiento general de las mismas, entendiendo que será en la propuesta de actuación correspondiente donde se concretarán el alcance de las mismas.

1.-       Se propone una prospección intensiva del área localizada inmediatamente al N de la necrópolis, ya que diversos indicios permiten situar en este espacio la zona de hábitat. Se plantea la posibilidad de completar la prospección mediante un reconocimiento fotográfico aéreo, ya que entendemos que esta perspectiva permitiría una percepción espacial más completa de todas las evidencias arqueológicas, que no sólo complementaría la información aportada por la prospección terrestre, sino que fundamentalmente permitiría centrar la excavación arqueológica en los puntos más interesantes.

2.-       En la  excavación arqueológica que se propone habría que diferenciar entre al área sepulcral y el hábitat:

·        Área sepulcral:  excavación en extensión de dos zonas bien diferenciadas en las que se extiende la necrópolis. Una situada en el extremo SE, entre las últimas tumbas conocidas y la pista forestal, donde se observan algunas tumbas aisladas ( Lámina 13:2). Otra localizada en la zona central del yacimiento, en una ligera depresión del terreno flanqueada al N y al S por los afloramientos del roquedo funerario.

·        Hábitat: en función de los resultados que depare la prospección previa, se propone la excavación en extensión de un área suficientemente representativa, que permita resolver tanto las cuestiones de orden científico como las más estrictamente relacionadas con la puesta en valor social del yacimiento.

Esta actuación enriquecería considerablemente este yacimiento en todos los órdenes, ganando no sólo en espectacularidad para los visitantes, sino aportando a su vez datos de extraordinario interés para comprender la dinámica interna.

B/.- Intervenciones arqueológicas de puesta en valor:

            Se concretan en una serie de yacimientos en los si bien no es necesario plantear una excavación arqueológica de mayor alcance – en extensión-, si es  oportuno llevar a cabo, como parte de la propia documentación arqueológica, el “seguimiento” puntual de las labores de limpieza/desbroce y consolidación de estructuras.

            Esta actuación se propone en los siguientes enclaves:

-         Iglesia rupestre de Santiuste, en Castrillo de la Reina

-         Covacha las Monjas, en Castrillo de la Reina

-         Eremitorio de Cueva Andrés, en Quintanar de la Sierra

-         Necrópolis de Regumiel de la Sierra

La descripción de las tareas necesarias para el acondicionamiento y puesta en valor de estos yacimientos se elabora en los siguientes apartados- IV.6. Propuestas de Consolidación u otras obras; y IV.7.- Propuestas de señalización del lugar e itinerarios.

IV.5.- Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona.

      En este apartado se propone la actuación en una serie de lugares en los que hasta la fecha no se ha llevado a cabo ningún tipo de intervención arqueológica, y cuya integración en el itinerario resulta coherente, tanto en los planteamientos como con los objetivos expuestos a lo largo de este Anteproyecto. Además, la documentación arqueológica de estos lugares vendría a complementar las actuaciones propuestas en el apartado anterior, aportando la información científica necesaria para comprender de un modo más preciso el alcance y significado del fenómeno arqueológico que constituye el objeto del presente proyecto.

      En este sentido, al tratarse de yacimientos no excavados o que lo han sido de forma parcial, frente a los hasta ahora conocidos, cabe la posibilidad de aplicar una metodología arqueológica más rigurosa, que a buen seguro permitiría resolver algunos de los interrogantes previamente planteados por este conjunto de yacimientos.

      Esta propuesta se centra en la excavación de tres yacimientos:

n      Nava ( Palacios de la Sierra)

n      Prados de Bañuelos ( Palacios de la Sierra)

n      Las Cercas ( Comunero de Revenga)

LAS CERCAS ( Comunero de Revenga)

            Se caracteriza como un complejo con varias cuevas y covachos, que incluye a su vez una iglesia rupestre a la que se le asocia una pequeña necrópolis de tumbas excavadas en sus paredes interiores, insculturas y otros elementos de gran interés. La espectacularidad de este yacimiento radica en la gran cubierta que originariamente tuvo el complejo y que se apoyaba directamente sobre dos afloramientos de arenisca dispuestos en ángulo recto. Dentro del complejo llama la atención una covacha sepulcral con motivos astrales, así como la talla en la roca de una cruz patada de gran tamaño. A su vez, se reconoce la existencia de estructuras habitacionales, a tenor de las improntas de los mechinales conservadas en la pared rocosa ( Lámina 14:1)

            Además se encuentra en un paraje de gran valor ecológico, y con una considerable riqueza  paisajística, que constituyen per se un valor añadido a los propios elementos arqueológicos. Su localización en las proximidades de Revenga favorece su integración en la ruta arqueológica como una visita rápida y fácil.

            Actualmente parte de las estructuras del yacimiento se encuentran ocultas entre una espesa masa de vegetación, por lo que el primer paso en la intervención arqueológica que se propone sería el desbroce del complejo y su área circundante más inmediata, garantizando así una buena percepción visual que permita, a posteriori, acometer la excavación tanto de los depósitos ( niveles de colmatación de los eremitorios, posibles zonas de hábitat, etc), como de las estructuras arqueológicas ( eremitorios, centro de culto, necrópolis, etc.)

IV.6.- Propuestas de consolidación u otras obras

            Las propuestas de consolidación, tanto de carácter general como para cada caso en particular, estarán en última instancia determinadas por el propio proceso de documentación arqueológica a desarrollar en cada uno de los lugares. Por ello entendemos que las mismas deben elaborarse una vez se haya completado dicho proceso.

            En consecuencia y teniendo en cuenta la diferenciación establecida en los apartados anteriores, se han establecido dos grupos de yacimientos:

- el primero está formado por aquellos cuyas puestas en valor se determinarán a partir de su intervención arqueológica:

-         Cuyacabras ( Quintanar de la Sierra)

-         Revenga ( Comunero de Revenga)

-         Las Cercas ( Comunero de Revenga)

- el segundo está integrado por aquellos yacimientos en los que la actuación no está supeditada a una previa intervención arqueológica en extensión, sino que la misma se limita a labores de limpieza y consolidación para su acondicionamiento y puesta en valor:

-         Cueva Andrés (Quintanar de la Sierra)

A pesar de ello, si se pueden esbozar algunas líneas de actuación respecto a la puesta en valor de aquellos yacimientos parcialmente excavados – Cuyacabras y Revenga- y que una vez completado el proceso de documentación que se propone, serán objeto de un análisis más exhaustivo en el desarrollo del proceso de su puesta en valor.

Cuyacabras

            Al igual que en la Necrópolis de Revenga, por el momento la información disponible gira entorno al roquedo funerario, que es mayor atractivo. En este sentido, las visitas al yacimiento en la actualidad se llevan a cabo de un modo incontrolado, lo que está provocando una intensa erosión de la superficie rocosa. Esta circunstancia se parecía sobre todo en la escalinata de acceso a la plataforma superior del conjunto arqueológico- zona de la iglesia- ( Lámina 8:1), que amenaza con convertirse en poco tiempo en una simple rampa. Este proceso erosivo se ha acentuado considerablemente en los últimos años, encontrándose su conservación seriamente cuestionada si no se actúa de forma determinada al respecto.

            Esta situación nos lleva a plantear la necesidad de instalar algún tipo de estructura que minimice el impacto de los visitantes sobre la escalera original, manteniendo no obstante su carácter de acceso primigenio al área sepulcral. Por ello se propone la instalación en un plano ligeramente sobreelevado de una estructura simple, que permita tanto el desplazamiento de los visitantes como la contemplación de la escalera original.  La problemática fundamental que plantea la instalación de este nuevo elemento de acceso, es su posible impacto sobre el conjunto arqueológico. Este se minimiza mediante la colocación por encima de las escalera de dos cuerpos de trames ( enrejado de acero galvanizado), instalados sobre una estructura simple de pletinas de acero ancladas a la pared rocosa lateral y directamente apoyadas sobre el suelo – este sistema no afecta ni al suelo del yacimiento, sobre el que sencillamente si apoya, ni a ninguna de las estructuras arqueológicas, quedando el anclaje lateral oculto a los ojos del visitante-. En cualquier caso, consideremos esta propuesta meramente orientativa, quedando la solución definitiva de esta cuestión supeditada a las consideraciones que se estimen oportunas desde los Servicios Técnicos de arqueología de la Junta de Castilla y León.

            Otro de los atractivos que ofrece este yacimiento es la iglesia semirupestre en torno a la cual se dispone la necrópolis ( Lámina 8:2). Su planta queda perfectamente insinuada a través de las improntas excavadas en el substrato rocoso, contando con un alzado mínimo en el lado N. Su observación, por tanto, escapa a la gran mayoría de los visitantes que acuden al yacimiento, por lo que tanto la percepción como la comprensión que obtienen del mismo actualmente es muy limitada. Por ello, y considerando prioritaria la necesidad de “integración real” de la iglesia ene l conjunto del yacimiento, se  propone la recreación en madera – un material reversible muy poco agresivo y perfectamente integrado con el medio ambiente- de la planta del edificio religioso, con alzado mínimo – entre 8/10 cm- que insinuaría sus diferentes fases constructivas – por ejemplo, utilizando diferentes colores- Entendemos que esta solución resuelve satisfactoriamente la problemática de integración de este importante elemento dentro de la dinámica general del yacimiento.

            Por otra parte, consideramos que la observación de la iglesia debe realizarse desde un plano ligeramente elevado sobre el nivel del suelo actual, buscando una perspectiva adecuada que permita una comprensión mucho más precisa del conjunto. Este planteamiento se concreta en la propuesta de instalación de una pequeña plataforma, de aproximadamente 1 m. de altura y de características similares a las de la escalinata de acceso. Su colocación entre dos peñas y al nivel de la parte superior de las mismas, minimiza su impacto visual, quedando perfectamente “mimetizada” dentro del conjunto. Esta estructura permite, a su vez, instalar sobre ella la señalización informativa, que de otro modo plantearía serios problemas al tratarse de un afloramiento rocoso en el que la colocación de cualquier elemento vertical – anclado al suelo- implicaría un impacto directo en el mismo.

            En definitiva, las instalaciones propuestas se plantean como actuaciones no lesivas para el yacimiento, siempre reversibles, cuyo desarrollo técnico detallado se planteará en el documento definitivo que sirva de base a la ejecución del proyecto de actuación.

REVENGA

            La problemática que tiene planteada este yacimiento es bastante similar, como no podía ser de otra manera, a la previamente expuesta para la necrópolis de Cuyacabras, al tratarse de yacimientos de características muy similares. En consecuencia, nos enfrentamos a situaciones de erosión, percepción y comprensión de las evidencias arqueológicas, casi idénticas.

            En lo que respecta a la erosión de las estructuras arqueológicas, en este caso no se trata tanto de proteger elementos concretos – como en el caso anterior sucedía con la escalera tallada en la roca-, sino que se centra sobre todo en los problemas de conservación de las tumbas, cuestión que se analiza de forma global en un apartado posterior. En cualquier caso y una vez que se haya completado la excavación arqueológica del área funeraria y del hábitat previamente propuestas, sería oportuno plantear el diseño de un itinerario interno que orientase al visitante hacia los elementos de mayor interés – centro de culto, conjuntos funerarios familiares, etc.- que minimice el impacto directo de los visitantes sobre el roquedo, manteniendo a su vez el atractivo que supone la percepción de la necrópolis en su conjunto ( Lámina 12:1)

            A su vez, otro de los atractivos es la iglesia semirupestre en torno a la que se articula la necrópolis. Como se ha señalado previamente, su estructura se reduce a una serie de improntas y ligeros rebajes de la superficie rocosa que representan el asiento de los muros originales, permitiendo reconocer tanto la planta del primer edificio como las sucesivas modificaciones y ampliaciones que ha sufrido. Asociadas a la primera iglesia hay una serie de insculturas grabadas en la superficie rocosa (Lámina 12:2) que quedaron ocultas con las sucesivas ampliaciones del templo, encontrándose en la actualidad expuestas a la intemperie y por ello sometidas a un intenso proceso tanto erosivo, como de agresiones de todo tipo ( grafitis).

            Dadas las características estructurales de este conjunto, su percepción escapa a la gran mayoría de los visitantes que acuden al yacimiento, circunstancia que incide negativamente a su comprensión. Por ello, se propone una solución similar a la planteada en el caso de Cuyacabras, mediante la recreación en madera de la planta del edificio religioso y sus diferentes fases constructivas, marcando éstas con rellenos inertes de diferentes texturas y/o colores. Este sistema no sólo nos permite resolver el problema planteado por la comprensión del yacimiento, sino que a su vez la colmatación permitiría ocultar – debidamente protegidas- las insculturas. Estas se verían proyectadas en superficie y en su posición original mediante unas réplicas, quedando explicado su significado en la señalización informativa puntual del yacimiento.

            Por último, entendemos que sería oportuno plantear la posibilidad de instalar algún tipo de estructura que permita observar el yacimiento de forma panorámica, lo que mejoraría considerablemente la comprensión global del mismo, y sin que la misma impacte de forma negativa e irreversible en el conjunto. Esta podría soportar además parte de la señalización informativa, cuya instalación supone idénticos problemas a los planteados previamente en Cuyacabras.  Esta propuesta se concretaría, en principio, en la instalación de uno o varios observatorios situados en zonas ligeramente destacadas, sin que su alzado sobrepase 1 metro de altura, con un acabado material que se integre de forma coherente en el entorno.

            Por otra parte, entendemos que existe una problemática común de conservación que afecta a las tumbas – inundación, acumulación de vegetación, erosión, etc.- de todas las necrópolis y cuya solución es aplicable a los siguientes yacimientos: Necrópolis de Regumiel, Revenga, Las Cercas, Cuyacabras, Cueva Andrés, El Castillo, Prados de Bañuelos, Nava, Santiueste, San Felices y Covacha las Monjas,  si bien en cada caso se elaborará una propuesta puntual en función de las necesidades reales de cada yacimiento.

            El tratamiento que se propone para las tumbas implica las siguientes labores:

-         limpieza y desbroce, aplicando posteriormente un tratamiento de herbicida.

-         Protección con una malla geotextil de amplio grosor ajustada a la estructura y colmatación con una capa de arena lavada en la parte inferior y una capa de grava en la superior. El relleno se realizará hasta una cota que permita percibir perfectamente el perímetro de la tumba- más o menos e 5/8 cm del borde-.Incluso se plantea la posibilidad de emplear gravas de distintas coloraciones y grosores para así diferenciar distintos espacios o tipos de tumbas.

En este sentido, creemos que esta solución permite mantener la espectacularidad  de las necrópolis para los visitantes por un lado, y por otro garantiza la protección de estas estructuras de forma reversible, sin que en ningún caso se introduzcan elementos o materiales que alteren el equilibrio del conjunto, y cuya supresión, modificación o eliminación a pueda llevarse a cabo sin afectar a la integridad del yacimiento.

A su vez, se propone mantener una línea de actuación común para todos los yacimientos, que implica la necesaria limpieza, desbroce de vegetación, consolidación de las tumbas y la señalización de todos y cada uno de ellos ( aspecto que pasa a desarrollarse en un apartado posterior) si bien, cada uno llevará implícitas una serie de actuaciones particulares que se desarrollarán convenientemente en la elaboración de los oportunos proyectos de actuación.

      Para finalizar el análisis general de las actuaciones que creemos necesario llevar a cabo de cara a la puesta en valor de este conjunto de yacimientos, consideramos oportuno plantear una actuación encaminada a mejorar tanto su acondicionamiento general, como su propia definición espacial, controlando o al menos minimizando el acceso al mismo de manera incontrolada, sobre todo de animales. Esta actuación consistiría en la instalación de un vallado sencillo de madera, de aproximadamente 1 m. de altura, que entendemos se integra perfectamente en el entorno.

IV.7.- Propuestas de señalización del lugar e itinerarios

            La propuesta de señalización se desarrolla en dos niveles:

-         diseño de itinerarios que integren la totalidad de los lugares a visitar.

-         Señalización puntual para cada uno de los yacimientos que componen el circuito. El modelo de señalización será el normalizado para este tipo de lugares por la Junta de Castilla y León, dejando abierta la posibilidad de incorporar aquellos elementos distintivos o modificaciones de diseño que, debidamente consensuadas con los servicios técnicos de arqueología de la administración regional, se consideren oportunos.

ITINERARIOS

      En este sentido, entendemos que la propuesta de itinerarios enlaza en parte con lo expuesto en el segundo apartado ( Estudio de accesibilidad). Al respecto, entendemos que sería necesario diseñar dos tipos de itinerarios:

·        uno principal que articula toda la ruta conectando algunos de los yacimientos principales a partir de la carretera BU-P-8221:

-         necrópolis de Regumiel

-         necrópolis de Revenga

-         El Castillo de Palacios de la Sierra

-         Yacimientos de la localidad de Castrillo de la Reina.

·        Otros “secundarios” planteados a partir de cada uno de los anteriores enlazando con otros yacimientos localizados en su inmediaciones. En este sentido, es necesario matizar, que el hecho de que se denominen a estos itinerarios “secundarios” es debido a que se articulan a partir de una vía principal, en este caso la carretera BU-P-8221, lo que no implica necesariamente que dichas rutas conduzcan hasta los yacimientos secundarios o de menor entidad.

A continuación se desarrollan los ejes principal y secundarios de los posibles itinerarios:

-         Desde Castrillo de la Reina, localidad  a la que se llega por la carretera BU-P-8221, partirían tres itinerarios que conducirían hasta el eremitorio de Santiuste, la necrópolis de San Felices y La Covacha de la Monjas.

-         Continuando por la citada carretera en dirección a Duruelo de la Sierra (Soria), la siguiente localidad es Palacios de la Sierra; en las inmediaciones de su casco urbano se encuentra el conjunto arqueológico de El Castillo. Desde aquí partiría una ruta secundaria, posteriormente desdoblada hacia los yacimientos de Prados de Bañuelos y Nava ( ambos incluidos en el apartado IV.7.- Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona).

-         Siguiendo la carretera en torno a la que se articula la ruta principal, a unos 3 km de Quintanar de la Sierra en dirección a Duruelo, está la necrópolis de Revenga, yacimiento desde el que partiría una ruta secundaria hacia Las Cercas ( incluido en el apartado IV.7. Propuestas de documentación de otros lugares de interés arqueológico en la zona.) También desde Revenga partiría un segundo itinerario hasta la necrópolis de Cuyacabras, desde la que se enlazaría con el eremitorio de Cueva Andrés.

-         La ruta principal acabaría con la visita a la necrópolis ubicada en torno a la iglesia parroquial de Regumiel de la Sierra, localidad hasta la que también podría accederse continuando desde la pista que conduce al yacimiento de Cueva Andrés.

SEÑALIZACIÓN

            Se emplearán los modelos de señalización diseñados por la Junta de Castilla y León y consistirán en la colocación de señales de Tipo A, B y C.

            Con este tipo de señalización se pretende atender las necesidades de comprensión y puesta en valor de los yacimientos.

            En primer lugar comentar la necesaria colocación de señales de carretera indicativas de la ubicación de las rutas y yacimientos a visitar. Su ubicación exacta quedará definida en la redacción del proyecto.

            Las señales Tipo A son carteles informativos de carácter objetivo y con poco texto, que se emplazarán en lugares estratégicos, con buena visibilidad y dentro de la ruta principal. Su ubicación exacta debe quedar bien detallada en la redacción del proyecto de señalización.

            En lo que respecta a las señales de Tipo B, identificativas de cada yacimiento, se propone la instalación de una en cada enclave.

            Las señales de tipo C hacen referencia a cuestiones puntuales de cada yacimiento. En el caso de los yacimientos cuya puesta en valor está sujeta a una intervención arqueológica previa, por el momento sería especulativo señalar cuantas señales y de qué temas tratarían, aspectos que deben desarrollarse y completarse en el correspondiente proyecto de señalización.

IV.8. Otras propuestas: Centro de Interpretación Histórica

            En este apartado se incluyen otras actuaciones que, en principio, no están contempladas en el documento base de licitación elaborado por los Servicios Técnicos de arqueología de la Junta de Castilla y León que sirve de referencia a esta Propuesta, pero que creemos oportuno poner de manifiesto, y que se concretan fundamentalmente en la creación de un CENTRO DE INTERPRETACIÓN HISTÓRICA.

            El elevado potencial cultural que ofrece el patrimonio de la comarca, unido a un entorno paisajístico de indudable belleza, debe ser revalorizado integrándolo en un discurso didáctico y divulgativo dinámico. Dentro de este conjunto patrimonial se encuentran algunas manifestaciones con un atractivo didáctico evidente, por lo que constituyen un inmejorable observatorio desde donde ofrecer al visitante una nueva visión del ritual funerario de nuestros antepasados medievales.

            Este discurso debe plantearse desde una perspectiva inminentemente divulgativa y debe basarse en unos atractivos que trasciendan  el discurso histórico convencional, implicando e introduciendo al visitante en un recorrido activo por las mentalidades y concepción de la muerte a lo largo de la Edad Media.

            En consecuencia y como elemento complementario al proceso de puesta en valor del conjunto de yacimientos propuesto a lo largo de este Anteproyecto, entendemos que sería necesario potenciar la creación de un Centro de Interpretación Histórica que actúe como elemento dinamizador y coordinador de toda la actuación propuesta.

            En este sentido, entendemos que el Comunero de Revenga posee las características adecuadas para la instalación de este Centro de Interpretación, no sólo por su posición central dentro del conjunto de manifestaciones arqueológicas, sino por albergar uno de los yacimientos – necrópolis de Revenga- más conocidos e importantes de la península. Además, su carácter mancomunado, que constituye una curiosa reminiscencia histórica, ofrece las condiciones y características ideales para convertirse en el eje estructurador de todo el proyecto.

            En base a lo que hasta aquí se ha expuesto, por una parte es necesario señalar la reciprocidad de los resultados obtenidos en las diferentes fases de actuación, y por otra de la esencia de un Centro de Interpretación Histórica en el que como su propio nombre indica se abordarían los temas más relevantes e innovadores en torno al mundo funerario medieval. De manera que un Centro de Interpretación no tendría sentido sin un buen desarrollo de los temas a abordar en él, lo que justifica las diferentes propuestas de documentación arqueológica en los yacimientos anteriormente expuestos y viceversa, ya que de poco serviría llevar a cabo una buena investigación e interpretación de los datos obtenidos en las excavaciones si posteriormente estos no son divulgados a través de un Centro de Interpretación.

            A tenor de lo expuesto se justifica la creación de un Centro de Interpretación Histórica en el que los diversos temas a tratar se divulgarían a través de paneles, paneles interactivos, maquetas, recreación de ambientes, reproducción de estructuras y audiovisuales.

            La política empresarial de un Centro de estas características trascendería de la venta de todo tipo de objetos propios del merchandasing ( gorras, camisetas, pins, etc.) así como de guías y libros de divulgación científica en trono al mundo medieval en general y funerario en particular.

            El valor ecológico de la zona, las distintas rutas para la visita a los yacimientos “in situ”, y la creación de un Centro de Interpretación Histórica, sin duda sería un gran atractivo para los visitantes contribuyendo así a dinamizar la cultura y la economía de la zona ( sector hostelería, casa rurales, etc.)

            En este caso de que esta propuesta continuase adelante, daría pie a la elaboración de un proyecto específico para la realización de este Centro de Interpretación Histórica.

V. CONCLUSIONES

            En resumen, y a tenor de los expuesto a lo largo de este documento, el Anteproyecto se articula en tres grupos de yacimientos:

            1º.- Yacimientos parcialmente excavados y en los que conviene completar el proceso de documentación arqueológica, previo a su acondicionamiento y puesta en valor:

-         Necrópolis de San Felices ( Castrillo de la Reina)

-         El Castillo ( Palacios de la Sierra)

-         Cuyacabras (Quintanar de la Sierra)

-         Revenga ( Comunero de Revenga)

2º.-  Yacimientos  sin ningún tipo de intervención arqueológica previa y que convendría integrar en el proyecto de actuación, lo que necesariamente implica su excavación arqueológica:

-         Nava ( Palacios de la Sierra)

-         Prados de Bañuelos ( Palacios de la Sierra)

-         Las Cercas ( Comunero de Revenga)

3º.-  Yacimientos en los que se actuaría directamente para su acondicionamiento y puesta en valor:

-         Santiuste ( Castrillo de la Reina)

-         Covacha de las Monjas ( Castrillo de la Reina)

-         Cueva Andrés ( Quintanar de la Sierra)

-         Necrópolis de Regumiel ( Regumiel de la Sierra)

En este apartado se exponen de forma genérica todas y cada una de las actuaciones propuestas para cada yacimiento. En este sentido, es necesario señalar que el orden de las actuaciones necesarias en cada enclave arqueológico, es el que se establece a continuación.

Además, conviene matizar que aquellos yacimientos en los que se ha propuesto una intervención arqueológica, la puesta en valor debe supeditarse en última instancia a los resultados definitivos de la documentación arqueológica.

Cuyacabras ( Quintanar de la Sierra)

            Documentación histórica

            Excavación del área de la cerca, y el NO de la necrópolis

            Limpieza y acondicionamiento del yacimiento y su entorno.

            Documentación planimétrica y gráfica

            Consolidación de las estructuras

            Montaje de los observatorios y estructura de la iglesia

            Acondicionamiento de los accesos hasta el yacimiento.

            Señalización de los accesos

            Señalización del yacimiento

            Delimitación perimetral del yacimiento.

Cueva Andrés ( Quintanar de la Sierra)

            Documentación Histórica

            Limpieza y acondicionamiento del yacimiento y su entorno.

            Documentación planimétrica y gráfica

            Consolidación de estructuras

            Acondicionamiento de los accesos hasta el yacimiento

            Señalización de los accesos

            Señalización del yacimiento

            Delimitación perimetral del yacimiento.

Revenga ( Comunero de Canicosa, Quintanar de la Sierra y Regumiel de la Sierra)

            Documentación Histórica.

            Prospección aérea y terrestre

            Sondeos al S, E y N de la necrópolis y en el espacio de hábitat

            Excavación arqueológica

            Limpieza y acondicionamiento del yacimiento y su entorno

            Documentación planimétrica y gráfica

            Consolidación de estructuras

            Montaje del observatorio y estructura en la iglesia

            Acondicionamiento de los accesos hasta el yacimiento.

            Señalización de los accesos

            Señalización del yacimiento.

            Delimitación perimetral del yacimiento.

Las Cercas ( Comunero de Canicosa, Quintanar de la Sierra y Regumiel de la Sierra)

            Documentación Histórica.

            Desbroce

            Excavación arqueológica

            Limpieza y acondicionamiento del yacimiento y su entorno

            Documentación planimétrica y gráfica

            Consolidación de las estructuras

            Acondicionamiento de los accesos hasta el yacimiento.

            Señalización de los accesos

            Señalización del yacimiento.

            Delimitación perimetral del yacimiento.

            Por otra parte, se propone la construcción de un Centro de Interpretación Histórica en el Comunero de Revenga, para la divulgación científica de los resultados de las distintas intervenciones arqueológicas en la zona.

            El desarrollo de su contenido ( Proyecto de ejecución) debería plantearse una vez que se haya completado el proceso de documentación arqueológica propuesto a lo largo de este documento, considerándose como un elemento necesario que actuaría como eje articulador y dinamizador del conjunto de actuaciones de puesta en valor previstas para el conjunto de Necrópolis Medievales del Alto Arlanza.

   
inicio